Editorial

De aprobarse cambios a legislación,
adiós a derechos laborales recientes

SANDRA LOZANO*

 

Sandra Lozano.

Tras cinco meses de su elección como Premier de Ontario, Doug Ford vuelve a causar controversia al proponer cambios a las leyes laborales. De ser aprobado, el proyecto de ley Bill 47 anularía algunos de los cambios hechos en abril de este año por el entonces gobierno liberal.

 

 

El acto legislativo o Bill 148, aprobada después de años de consultas, estudios y reclamos de los sectores laborales, otorgaba nuevos derechos y protecciones a los trabajadores de Ontario.

 

Sin duda los nuevos cambios contenidos en el Bill 47 serán negativos para los trabajadores en Ontario.

 

En términos de pago, por ejemplo, el régimen actual contemplaba un aumento en el salario mínimo de $14 a $15 la hora a partir de enero de 2019. Ford y los conservadores eliminarán el aumento y congelarán los aumentos de sueldo hasta el año 2020, cuando permitirán aumentos de acuerdo con la tasa de inflación.

 

El índice de inflación para el 2018 está estimado en 1.9%, y si éste se mantiene hasta el 2020, el aumento al salario mínimo de $14 la hora en el 2020 sería de $0.26, o sea $14.26. Para los cientos de miles de ciudadanos de Ontario que reciben el pago mínimo, esto significaría que no verían subir su salario a $15 la hora hasta aproximadamente el año 2024, o sea un aumento de tan sólo un dólar en 6 años más.

 

Tristemente, Ontario es la provincia canadiense con el mayor número de trabajadores que ganan el salario mínimo. De acuerdo con estadísticas compiladas por el Huffington Post, en el 2016, un 11.6% de los trabajadores de la provincia ganaban el salario mínimo -era $11.25 por hora antes de los cambios hechos por los liberales con el Bill 148.

 

Ontario tiene casi el doble de trabajadores que reciben el salario mínimo que las provincias de Alberta o British Columbia. De 1997 al 2016, el número de trabajadores que aquí ganaban el salario mínimo se multiplicó por cinco.

 

Aunque Ontario tiene actualmente uno de los salarios mínimos más altos del país, también tiene uno de los costos de vida más altos.

 

Por ejemplo, el costo de una casa es diez veces más alto en Ontario que el resto del país -a excepción de Vancouver, donde el costo es 14 veces más alto que el nacional.

 

Considerando el alto costo de vida en la provincia y el gran número de asalariados que dependen de un sueldo mínimo, el Bill 47 representa una gran amenaza para el casi 12% de trabajadores y sus familias ya que no verán un aumento salarial substancial en muchísimos años.

 

Como si lo anterior no fuese suficiente, el Bill 47 también remueve otras protecciones laborales.

 

El Bill 148 otorgaba a los trabajadores temporarios y de tiempo parcial el derecho a recibir el mismo pago por hora que los trabajadores permanentes y de tiempo completo. O sea que si alguien hace el mismo trabajo que otros no tiene porque recibir un pago menor sólo por ser un trabajo temporal o de tiempo parcial. Esto protege tanto a los trabajadores de tiempo parcial como a los que hacen ese mismo trabajo a tiempo completo, porque quita el incentivo que tendría un empleador de contratar personal de tiempo parcial o temporal para ahorrar dinero en el pago por hora.

 

El Bill 47 propone remover la protección del mismo pago por el mismo trabajo en ese tipo de situaciones.

 

Los trabajadores temporarios y los que proveen cuidado personal tendrían también más dificultad para formar parte de los sindicatos.

 

Se perdería asimismo el beneficio opcional de tomar anualmente hasta dos días de enfermedad pagados y se requerirían de nuevo notas médicas para ausencias por enfermedad.

 

Aún más preocupante es la reducción en las multas y sanciones para los empleadores que violen los derechos laborales de sus trabajadores.

 

De hecho, recientemente se reveló un memorándum interno del Ministerio de Trabajo donde se les instruye a los inspectores a suspender todas las nuevas inspecciones proactivas para investigar faltas de pago y otras infracciones laborales en la provincia.

 

Esto deja a cientos de miles de trabajadores en una situación muy peligrosa. Un ejemplo: la semana pasada ocurrió en Toronto una cuarta muerte de un trabajador temporal en una compañía asociada con la panadería Fiera Foods.  El año pasado, Fiera recibió una multa de $300.000 por la muerte de una joven trabajadora, quien no había recibido entrenamiento adecuado en temas de seguridad. En el 2011, Fiera tuvo que pagar $150,000 de multa por la muerte de otro trabajador quien también falleció en una de sus compañías. En 1999, un jovencito de tan sólo 17 años murió debido a las faltas de Fiera -la firma pagó una multa de tan sólo $150.000 entonces.

 

Ante esto, los cambios hechos con la Ley 148 eran no sólo oportunos sino necesarios. Echar para atrás esos cambios positivos por medio del proyecto de ley 47 es un grave error. Esta ley no ha sido aprobada por el parlamento provincial, pero se espera que pase ya que Ford y los conservadores cuentan con una mayoría en la legislatura.

 

Como ciudadanos de Ontario debemos informarnos sobre las propuestas del gobierno y sus consecuencias. Asimismo, debemos alzar nuestra voz para defender los derechos de los trabajadores y de los más vulnerables. Pagar apenas un dólar por una  cerveza jamás podría compensar la pérdida de los derechos laborales adquiridos debido a las políticas que ahora pretende implantar Doug Ford.

 

*Excandidata a diputada provincial en Ontario, abogada salvadoreña-canadiense, residente en Vaughan, Ontario. 

 

 

More from Editorial

COLUMNISTA INVITADO| Donald Trump, ¿estúpido?… ¡No!

OAKLAND ROSS*   Dicen del presidente estadunidense Donald H. Trump que es narcisista, que tiene la paciencia de una mosca, que es infantil, que no conoce los más mínimos detalles de gobernación, y, sobre todo, que es un estúpido. Estoy … leer más