¿TODOS GANAN?| Del NAFTA al USMCA… el nuevo acuerdo comercial de Norteamérica

FREDDY VELEZ/ Editor

 

Ya no se llamará Nafta, sino USMCA -o el Acuerdo Estados Unidos, México, Canadá. Pero como sea, el tratado de libre comercio entre los países de Norteamérica se mantiene, o mejor, se ha renovado luego de 14 meses de intensas y tortuosas negociaciones.

 

Y esto después de que a pocas horas de la medianoche del pasado domingo Canadá haya aceptado firmar el acuerdo comercial con Estados Unidos para mantener así el pacto que incluye a México

 

En Canadá, reacciones mezcladas pero el gobierno lo ve como positivo. Y así lo dijo  el Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau.

 

“Canadá logró un principio de acuerdo con Estados Unidos y México para un acuerdo de libre comercio de Norteamérica modernizado y actualizado… cuando entre en vigor será bueno para los trabajadores, para las empresas y las familias canadienses”, dijo Trudeau.

 

“Es un acuerdo que despeja las incertidumbres para los manufactureros y los inversionistas y mejora los derechos laborales para todos los norteamericanos”, agregó.

 

Y del lado de Estados Unidos es también un triunfo, tal cual como lo presentaron las dos partes.

 

“​El Acuerdo Estados Unidos, México, Canadá le dará a nuestros trabajadores, agricultores, ganaderos y empresas un tratado comercial con altos estándares que darán con resultado mercados más libres, comercio más justo y un crecimiento robusto de la economía en nuestra región”, dijeron la ministra de relaciones exteriores de Canadá, Chrystia Freeland y el Representante de Comercio de Estados Unidos  Robert Lighthizer en un comunicado conjunto revelado antes de la medianoche del domingo.

 

“Va a fortalecer la clase media y generar trabajos bien pagos así como nuevas oportunidades para cerca de medio billón de personas en Norteamérica”, dice el comunicado. Todo en medio de mucha tensión, en charlas por videoconferencia entre los negociadores, unos en Washington y otros en Ottawa, y el humo blanco salió justo dos horas antes del plazo del 1 de octubre establecido por Estados Unidos -para poder darle trámite al mismo en el congreso.

 

Canadá tuvo que hacer concesiones -que una mayor cantidad de productos lácteos estadounidenses puedan entrar en el mercado canadiense- y, por su parte, Estados Unidos aceptó mantener sin cambios del Capítulo 19, sobre resolución de disputas, algo que el presidente estadounidense, Donald Trump, quería eliminar del nuevo acuerdo.

 

El nuevo arreglo  establecerá nuevas normas sobre el origen de los vehículos.

 

Las nuevas normas estipulan que al menos el 75 % de las partes de los automóviles deben ser fabricadas en Norteamérica, frente al 62,5 que establece el TLCAN.

 

Además, entre el 40 y el 45 % del vehículo tendrá que ser producido por trabajadores que ganan como mínimo 16 dólares la hora.

 

Además, Canadá ha aceptado recortar las exportaciones de automóviles al territorio estadounidense.

 

Asimismo, incluye nuevas provisiones sobre comercio digital y propiedad intelectual, y el nuevo acuerdo será revisado cada seis años.

 

El TLCAN, en vigor desde 1994 entre México, Canadá y EE.UU., mueve negocios en Norteamérica por un billón de dólares anuales, pero tuvo que ser llevado a un proceso de renovación tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, que llegó incluso a amenazar con deshacerlo de tajo.

 

Se espera que el nuevo tratado sea firmado por Trump y sus contrapartes mexicanas y canadienses a fines de noviembre. El Congreso de Estados Unidos tendrá entonces 60 días para aprobar el nuevo acuerdo. EFE