COLUMNISTA INVITADO| Eric Cantona, del fútbol al cine; ahora protagoniza Ulisse y Mona

Jorge Muñiz.

JORGE MUNIZ*

 

En nuestro viaje a través por la cinematografía mundial programada en la última edición del Toronto International Film Festival nos encontramos con la presentación mundial de la película francesa titulada Ulisse y Mona, dirigida por Sebastien Betbeder.

 

 

 

La historia sigue a Ulisse, un famoso artista que luego de ganar fama, fortuna y el respeto de la crítica, se escapa del mundo de la ciudad para vivir prácticamente recluso en una casa de campo donde la soledad es su única compañía.

 

Su esposa lo abandono, su reputación se desvanece y su único hijo no quiere saber nada de el. En medio de esta crisis personal aparece Mona, una estudiante de arte que se convierte, luego de mucho insistir, en su asistente personal. La historia del maestro y la aprendiz cambia rápidamente a la de dos amigos que juntos tratan de liberarse del peso que a veces la vida impone.

 

La gran sorpresa que nos da esta bellísima película es que el actor que hace el papel de Ulisse es nada menos que el aclamado futbolista francés Eric Cantona.  Cantona jugó profesionalmente en el equipo Marseille por tres temporadas y con el Manchester United 143 partidos entre los años 1992- 1997. Su figura alta, con una gran fuerza física, incansable trabajador en el campo de juego y una tenacidad indiscutible lo hicieron figura del equipo nacional de Francia por ocho años. Se dice que Eric Cantona es uno de los pilares de la resurrección del Manchester United. Los ingleses lo llamaban cariñosamente King Eric.

 

Luego de retirarse del futbol como jugador, se convirtió en promotor del nuevo deporte llamado Beach Futbol. También fue director de futbol del club New York Cosmos. Ahora en su faceta de actor, Eric Cantona también se perfila como una gran figura, una de la que seguramente vamos a oír  hablar mucho en un futuro no muy lejano.

Buena suerte King Eric.

 

*Peruano, sonidista de cine y tv, comentaristas de cine. Radicado en Toronto. Especial para Correo Canadiense