REUNION SUIGENERIS EN MONTREAL| Ministras de Exteriores se reúnen para “inspirar a las niñas”

Las ministras de Asuntos Exteriores de 16 países se reunieron hace poco durante dos días en Montreal (Canadá) para “enviar un mensaje a todo el mundo” sobre las posibilidades de las mujeres e “inspirar a las niñas” para que puedan ser lo que se propongan.

 

Al encuentro,  organizado de forma conjunta por la Unión Europea (UE) y Canadá, que este año preside el G7, asistieron las titulares de Exteriores de Andorra, Bulgaria, Costa Rica, Croacia, Ghana, Guatemala, Indonesia, Japón, Kenia, Namibia, Noruega, Panamá, Santa Lucía, Sudáfrica y Suecia. Las anfitrionas, la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, y la ministra canadiense de Exteriores, Chrystia Freeland, destacaron en sus palabras de apertura que esta cita es una oportunidad única para “inspirar” a millones de mujeres en todo el mundo.

 

“Tenemos la responsabilidad de animar a niñas y mujeres en todo el mundo a aspirar a ser lo que quieran ser. No porque es bueno para las mujeres sino porque es bueno para el mundo, para nuestras sociedades”, dijo Mogherini dirigiéndose a las ministras. En ese sentido, Freeland añadió que “la prosperidad, la paz y la seguridad es más probable que se den en lugares en los que las mujeres y todas las personas de la sociedad puedan participar activamente en la vida política, y donde los derechos fundamentales de todo el mundo son respetados”.

 

Freeland afirmó que la ocasión es histórica porque es la primera vez que las ministras de Asuntos Exteriores se reúnen en un foro. Pero, como explicó a Efe Sylvia Bashevkin, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Toronto y que ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar las mujeres que han llegado al poder, la reunión de Montreal tiene un antecedente en la década de los 90.

“Entonces, la que fue la primera secretaria de Estado de Estados Unidos entre 1997 y 2001, Madeleine Albright, reunió a la media docena de ministras de Asuntos Exteriores cuando fue la embajadora en la ONU de Estados Unidos. Eran tan pocas que se podían reunir en su apartamento en Nueva York”, detalló Bashevkin. EFE