ANÁLISIS| Perú afronta una campaña electoral entre la apatía y el rechazo

A tan solo dos semanas de las elecciones regionales y municipales en el país, los peruanos afrontan una campaña que no termina de calentar y se desarrolla entre una indiferencia casi apática, y el rechazo a muchos de los candidatos. 

 

El próximo 7 de octubre más de 23 millones de peruanos podrán participar en la elección de 25 gobernadores regionales, 196 alcaldes provinciales y 1.678 alcaldes de distritos, además de sus respectivos concejales y consejeros.
Con un desconocimiento casi absoluto de lo que sucede en el interior del país, en Lima, que reúne a 8 millones de electores, la campaña de 20 candidatos que buscan reemplazar al alcalde Luis Castañeda se caracteriza por la baja intención de voto, donde el favorito Renzo Reggiardo apenas alcanza un 17 %.
Aunque Reggiardo postula por el partido Perú Patria Segura, sus opositores y gran parte de la prensa lo sitúan en las cercanías del fujimorismo, ya que anteriormente militó en esa agrupación política.
Según un sondeo de la empresa GfK publicado esta semana por el diario La República, a Reggiardo le sigue el exalcalde de Lima Ricardo Belmont, con 14,2 % de apoyo, a pesar de las acusaciones de tener posiciones xenofóbicas ante la gran llegada de venezolanos al país.
En tercera posición aparece el exministro del Interior Daniel Urresti, con 13,5 %, un exmilitar que actualmente está siendo juzgado por su presunta participación en el asesinato en 1988 del periodista Hugo Bustíos, en la región sureña de Ayacucho.

 

Desinformación

 

En medio de estas críticas y cuestionamientos, el panorama electoral no llega ni siquiera a la tibieza, con una opinión pública no solo poco informada, sino también con toda su atención puesta en la pugna entre el Ejecutivo y el Congreso, que domina el partido fujimorista Fuerza Popular, por las leyes de reforma anticorrupción.
La desinformación llega al punto de que la encuesta de GfK señaló que cuando los ciudadanos afrontan un simulacro de votación con una representación de la cédula, en la que solo aparecen los símbolos de los partidos, Reggiardo baja a 11,3 %, y Belmont y Urresti empatan con 8,7 %.
Otro sondeo difundido la semana pasada por la empresa privada Ipsos, indicó que el 52 % de los ciudadanos afirma que aún no ha decidido por cuál de los 20 candidatos votará.
Al respecto, el investigador del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) Jorge Morel remarcó que ante la baja intención de voto, el resultado de los comicios sigue abierto, aunque las mayores posibilidades se mantienen en Reggiardo, Belmont y Urresti.
“Entramos a dos semanas críticas: por las bajas perspectivas de voto de los punteros, basta que un escándalo afecte a uno de ellos para que el voto de uno corra a otros”, acotó Morel antes de decir que los debates que se celebrarán pueden posicionar candidaturas menores o afectar a las más fuertes.
Precisamente, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) ha convocado al primer debate entre diez de los candidatos a la alcaldía de Lima, que sin embargo ya ha sido afectado por la decisión de Reggiardo de poner en duda su participación.

 

“El candidato no cumplió”

 

Ante las críticas generadas por esa posición, los otros candidatos suscribieron un acta que, entre otros puntos, estableció que ante una ausencia en el debate se colocará una silla vacía y un cintillo con la frase: “El candidato no cumplió con su compromiso”.
Por ese motivo, el gerente de Estudios de Opinión de Ipsos Perú, Guillermo Loli, señaló al diario El Comercio que el impacto del debate es incierto, aunque estimó que podría reflejarse en parte de la ciudadanía que aún no decide su voto.
“Más allá de las propuestas, que debe ser difícil retenerlas, se verá cuál de los candidatos inspira cercanía, sensación de gestión y liderazgo para Lima. Todo depende del interés, la difusión que se tenga, el rebote días después”, indicó.
Por su parte, el jefe de la organización IDEA Internacional en Perú, Percy Medina, consideró que el debate se celebrará en un momento en que los electores empiezan a tener más en cuenta la cercanía de la elección y comienzan a buscar información.
Acotó que “a pesar de que está bastante fría la campaña”, tanto el debate pasado del lunes como el del próximo domingo 30 “van a tener más visibilidad de la que creemos”. EFE