VELEZ LO VE ASÍ| Ford y sus guerras

Freddy Vélez – Editor in Chief.

Doug Ford libra varias guerras desde su posición como Premier de Ontario: una contra los pobres; otra, contra los habitantes de Toronto que se oponen a la reducción del número de concejales.

 

FREDDY VELEZ / Editor

 

 

 

El premier Doug Ford piensa pasar a la historia de forma tristemente célebre: librando guerras contra los pobres y contra los ciudadanos que requieren ser representados con igualdad en el Concejo de Toronto.

No le importa romper promesas de campaña, como aquella hecha en mayo pasado cuando dijo que no aboliría el programa piloto de ingreso mínimo, que lleva un año en ejercicio y que ahora cortó este nuevo gobierno de manera abrupta y sin dar explicaciones argumentadas para su  fin.

Esta iniciativa del anterior gobierno liberal beneficiaba hasta ahora a cuatro mil personas, que sin importar si tenían o no empleo, recibían anualmente hasta 17 mil dólares por individuo o 24 mil para parejas, para ayudarlos a salir de la pobreza.

El raciocinio del que partía esta iniciativa era que al destinar un dinero público para asignarlo mensualmente a la gente de menores ingresos se podría ahorrar en gastos mayores -salarios de trabajadores del servicio de asistencia social; costos de atención en salud, etc.

Y no le basta a Ford borrar de un tajo esta prueba del sistema de asistencia social; también ya anunció que el incremento del presupuesto para las ayudas del ‘welfare’- o asistencia social- no se incrementarán en un 3% como estaba planeado por la anterior administración, sino en apenas $1.5%.

Ford promete, aún así, poner en marcha una estrategia diferente para combatir la pobreza -a presentarse en los próximos 100 días.

Y, ya la semana anterior, Ford causó roncha al anunciar que recortará de 47 a 25 el número de concejales en Toronto, supuestamente para darle mejor representación a los ciudadanos de los suburbios, y, de paso, hacer ahorros. Pero ese plan ha encontrado oposición fuerte en el mismo concejo que ya dijo esta semana que estudian todo tipo de medidas para confrontar la decisión de Ford -incluida la vía de demanda legal por inconstitucionalidad.

Algunos analistas creen que esta medida busca realmente evitar que candidatos de línea progresista asuman en agosto próximo  como concejales en Toronto y garantizar mayor presencia de concejales afines a los conservadores.

Por lo pronto, pareciera que Doug Ford quiere revivir la memoria de un nefasto premier conservador: el poco querido Mike Harris. Veremos a dónde lleva al nuevo gobernante de la provincia este afán por cazar impopulares guerras.