RUSIA 2018| El mapa del fútbol se redibuja: Rusia entre los ocho mejores.
Eliminaron los locales al ex-campeón y favorito España,
en definición por tiros desde el punto pénal

FREDDY VELEZ/ Editor

Partido Rusia 2018.

La vigésima primera edición del Mundial de Fútbol dice que la historia es una nueva. Primero que en el camino a la gran cita un campeón mundial y habitual a torneo se quedó por fuera: Italia.
Luego, la sorpresiva eliminación en primera ronda del vigente campeón y una leyenda del fútbol como Alemania.
Ayer, la salida estrepitosa de otro que sabe lo que es haber sido campeón del mundo: Argentina, a manos de Francia -una selección joven pero que ahora cobra favoritismo.

 

 

También las sorpresas incluyen la tempranera salida de la competición de los seleccionados con los que son considerados actualmente los mejores jugadores del mundo: Leo Messi (Argentina) y Ronaldo -Portugal se quedó en octavos a expensas de Uruguay.

Y ahora, que España se quede a la vera del camino, es sin duda la confirmación de que la hegemonía en este deporte se acabó. Rusia, hay que recordarlo, es un país que al iniciar este torneo era el segundo peor clasificado en el ranking de la FIFA, sólo por encima de Arabia Saudí.
Pocos daban un peso porque los locales pasaran la ronda de grupos, donde quedaron segundos sólo superados por Uruguay.
Este domingo han hecho una hazaña. Los 90 minutos, con un dominio de pelota casi aplastante de España, lograron remontar y empatar a 1.
Muy temprano, al minuto 8, el marcador se abrió de forma casi absurda, con un tanto en propia portería de Serguéi Ignashévic, que por controla a Sergio Ramos terminó perdiendo la mirada sobre el balón y venciendo su arco.
Lo que siguió fue un concierto de toque de España, que sin embargo no derivó en opciones de gol claras.
Pero antes de terminar la primera mitad Dzyuba empató al cobrar una pena máxima tras mano de Piqué.
Luego, vino el tiempo extendido. Y por primera vez en los mundiales se recurrió al cuarto cambio en cada equipo.La paridad se mantuvo, así como la posesión de la bola de parte de los ibéricos y el cerrojo defensivo de los rusos.
Eliminaron los locales al España, en definición por tiros desde el punto pénal.
Akinfeev, el guardameta ruso, fue decisivo en los penaltis al detener los lanzamiento de Koke y Aspas. Así los dueños de patio, en medio del éxtasis de su afición, lograron la clasificación (4-3) y alcanzaron sus primeros cuartos de final, desde la desaparición de la Unión Soviética. Su rival saldrá del choque entre Croacia y Dinamarca, que se juega a partir de la dos de esta tarde dominical. ¿Habrá más sorpresas? Vamos a verlo.