OPERATIVO POLICIAL | Los catorce chilenos
acusados de robar en casas son indocumentados

La Policía de Halton acaba de desarticular una banda conformada por 14 chilenos de la que se alega que desde diciembre había entrado subrepticiamente en 400 viviendas y se había apoderado de bienes por $2.7 millones de dólares.

Diez de los detenidos enfrentan ahora 45 cargos en Halton que van desde ingreso por la fuerza a propiedades, posesión de bienes obtenidos por delitos por cuantía superior a $5.000 y posesión de herramientas para ingresar a viviendas.
La policía dijo que los involucrados son de nacionalidad chilena y no tienen hijos en el país.
La Policía de la Región de Halton reveló la identidad de diez de los detenidos:
Alvaro Castillo-Toutin, de 29 años; Jorge Del Valle-Correa, de 43; Maria Urrea Figueroa, de 25; Mauricio Antonio Marchant Veas, 57; Andres Felipe Longton, 24; Vanlla Balbontin Villegas, 32; Italo Villegas Varas, 19; Raul Barros Saez, 42; Felipe Hermosilla Lizama, 30; y Juan Montecinos Neira, 28.
Siete de los detenidos tendrán su audiencia para definir si se les concede fianza este viernes en la corte de Milton.
La operación Estruendo terminó así una investigación de cuatro semanas y que incluyó además los servicios policiales de Toronto, de la Región de York y la oficina de Servicios Fronterizos de Canadá.

La denuncia hecha por un ciudadano de Oakville dio lugar a la misma. Este vio como dos individuos cometían un robo el pasado 2 de marzo y avisó a las autoridades.
Entonces la Policía comenzó a seguir sospechosos, revisar grabaciones de cámaras de video y a hacer sus propias grabaciones, como parte de la investigación.
Así pudieron ver como los acusados tocaban primero en las puertas de las casas; luego al verificar que no había nadie al interior entraban en las casas y cómo esculcaban en las habitaciones. Su interés principal estaba puesto en joyas -anillos de diamantes, collares-, relojes, ropa de marca y dinero en efectivo.
Se estima que los afectados desde diciembre son 400 familias del área de Toronto.
Las autoridades trabajaron en los últimos cuatro días para arrestar a las 14 personas y ejecutar cuatro órdenes de búsqueda en Toronto y Mississauga. Así se recuperaron los artículos robados avaluados en $2.7 millones de dólares.
La Policía dijo que ahora se trata de establecer cómo llegaron los detenidos a Canadá y si se conocían previamente.
Las autoridades de inmigración confirmaron que los detenidos no tienen estatus legal en Canadá y, sin importar el resultado de sus casos judiciales serán deportados.
La Policía Regional de Halton ha pedido que las posibles víctimas de esta reciente oleada de robos en casas se pongan en contacto. Un sitio en Internet será creado para que se pueda identificar las pertenencias sustraídas.