EN LA SUDAMERICANA
| Liga de Quito gana, pero no cierra la serie

El debutante boliviano Guabirá regresa con 1-2 esperanzador

 

El uruguayo Gastón Rodríguez a los 26 minutos y el argentino Hernán Barcos a los 40 convirtieron este martes los goles del campeón de la Sudamericana en 2009, mientras que Jorge Pizarro descontó a los 58 minutos para el visitante.

 

Con simplicidad y pases profundos Liga taladró y rompió con dos goles el férreo sistema defensivo que intentó imponer Guabirá durante el primer tiempo.

 

En el segundo, mientras tanto, Guabirá tomó más precauciones defensivas, pero sin renunciar al ataque y ello dio resultado con el tanto de Pizarro en un momento oportuno para frenar al cuadro ecuatoriano.

 

Luis Hurtado fue el primero en ocasionar peligro en la puerta local con un golpe de cabeza por el costado izquierdo al minuto 16.

 

Rodríguez enfiló un violento disparo a media altura que se escapó junto al vertical izquierdo del arco boliviano al minuto 19.

 

El local rompió el sistema defensivo visitante a los 26 minutos, cuando Jefferson Orejuela proyectó desde la mitad de la cancha un pase para Anderson Julio, que habilitó a Rodríguez para que de corta distancia y con remate rasante venciera al portero Luis Cárdenas.

 

El argentino Adrián Gabbarini evitó el empate al rechazar el balón por encima de su arco tras remate con golpe de cabeza de Jefferson Ibáñez al minuto 38.

 

Su compatriota Barcos anotó el segundo gol de Liga con fantástico golpe de cabeza tras un preciso tiro de esquina de Christian Cruz al minuto 40.

 

El técnico Víctor Hugo Antelo se la jugó con el cambio antes de que comenzará el segundo tiempo y Pizarro, que reemplazó a Matheo Zoch, marcó el empate al pescar un débil rechazo de la defensa local tras un córner en el minuto 58.

 

Guabirá cerca estuvo del empate después de un tiro libre de Diego Roca que rechazó el portero Gabbarini, pero en el rebote no pudo definir uno de los atacantes bolivianos.

 

Al minuto 84 Johjan Julio que reemplazó a su hermano Anderson, enfiló un violento remate que impactó en el vertical izquierdo, salvándose el cuadro azucarero.