La izquierda asume “voto de castigo” y promete cambiar de rumbo

La exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador asumió esta semana el “voto de castigo” que le propinó la ciudadanía en las elecciones del domingo y prometió cambiar de rumbo ante la marcada derrota propinada por la derecha.

 

“Reconocemos los resultados electorales del 4 de marzo…”, dijo escuetamente en una conferencia el secretario general del FMLN, Medardo González.

 

Con más del 80 por ciento de los votos de los comicios legislativos escrutados, los datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) otorgaron al menos 696.698 votos a Arena, 291.070 más que los 405.628 registrados a favor del FMLN.

 

Diversos analistas políticos, igual que las encuestas, preveían este “voto de castigo” a la izquierda, atribuido principalmente al desgaste del FMLN como partido gobernante desde el 2009 y por la expulsión del actual alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, uno de los políticos más populares del país.

 

“El mensaje expresado por la ciudadanía a los partidos y al FMLN será objeto de una reflexión responsable y profunda, que permita ir al encuentro de las lecciones aprendidas para tomar decisiones y corregir lo que sea necesario”, sostuvo González.

 

La derrota del FMLN se da a poco menos de un año para las elecciones presidenciales del 2019 en las que, de darse la tendencia de las legislativas y municipales del domingo, otorgarían el dominio del Ejecutivo y del Congreso.

 

En abril próximo, el FMLN y Arena realizarán primarias para escoger a sus candidatos presidenciales, entre los que figuran como favoritos el exguerrillero Gerson Martínez y el empresario de supermercados Carlos Callejas, respectivamente.

 

A estos se suma Bukele, quien con su movimiento “Nuevas Ideas” pretende destronar al bipartidismo que han protagonizado el FMLN y Arena en el Ejecutivo desde 1989 y que encabezó un movimiento pro voto nulo en los comicios.

 

El recuento preliminar da cuenta de que los votos anulados alcanzaron los 144.717, mientras que las abstenciones llegaron a 41.107, lo que supondría una especie de “base” electoral para Bukele, quien también es empresario.

 

El presidente de Arena, Mauricio Interiano, agradeció al FMLN el reconocimiento de la victoria de la derecha y señaló que su partido ganó al menos 37 diputados de los 84 del Congreso y 144 alcaldías de las 262.