COLUMNISTA INVITADA | Mujeres latinas
en Canadá: Un reto para que se porten mal

“Hay un frase muy conocida que dice que las mujeres bien portadas no cambian la historia..” 

 

Sandra Lozano.

SANDRA LOZANO*

 

El mes de marzo se ha visto lleno de celebraciones en conmemoración del Día Internacional de la Mujer. En la comunidad hispana hemos sido agasajadas con talleres de información, charlas y fiestas.

 

Es importante destacar los logros de la mujer latina en Canadá y hay muchos. Tenemos a nivel nacional una Diputada de descendencia mexicana, Julie Dzerowicz; periodistas importantes como Silvia Méndez, Martha Checa e Isabel Inclán; abogadas prominentes como Judith Arrillaga y Eugenia Cappellaro; líderes cívicas como Alejandra Bravo y Betty Araniva;nuevas empresarias como Belén Mosqueda y Erika Araujo.

 

El liderazgo en la esfera pública de la mujer latina es crítico para el progreso de nuestra comunidad.  Es importante que haya más latinas que asuman el reto de prepararse para asumir roles de dirigencia en el sector privado y en el público.

 

No es fácil ser latina en un país predominantemente anglosajón. Existen barreras raciales, culturales e institucionales. Aparte de ser parte de una minoría étnica, tenemos que lidiar con el sexismo. Asimismo, para muchas de nosotras, el inglés es nuestra segunda lengua y Canadá nuestro país adoptivo al cual no nos fue fácil adaptarnos. A esto le agregamos que las mujeres ya de por sí estamos expuestas estadísticamente hablando a tener más riesgo de sufrir abuso sexual, físico y mental que los hombres.

Y por si todo esto fuera poco, como mujeres todavía nos hacemos cargo de la mayor parte del trabajo doméstico aunque trabajemos fuera de casa.

 

Al analizar y estar conscientes de todas las barreras que enfrentamos como mujeres latinas, se hace más aparente la importancia de lo que hemos logrado y de los nuevos retos a los cuales nos enfrentamos.

 

Todavía no tenemos suficiente representación en el área política o como líderes de grandes empresas o en el sistema judicial. No contamos todavía con ninguna juez hispana, por ejemplo.

 

Les invito a que este mes reflexionemos sobre nuestras experiencias propias como inmigrantes, como madres, hijas, esposas, trabajadoras, amas de casa, y cualquier otro papel que cumplamos en nuestra familia y sociedad. Valoremos nuestro trabajo y contribución, apoyémonos las unas a las otras, reconozcamos que somos más fuertes de lo que pensábamos y sigamos abriendo puertas.

 

Hay un frase muy conocida que dice que las mujeres bien portadas no cambian la historia. Compañeras, en este mes las reto a que nos portemos muy mal. Rompamos esquemas. Denunciemos si somos víctimas de abuso y busquemos apoyo. Démonos tiempo para nosotras mismas sin sentirnos culpables. Disfrutemos de nuestros platos favoritos sin pensar en las calorías. Amemos nuestro cuerpo juzgándolo no por lo cosmético sino por todo lo que nos permite hacer, desde dar a luz y crear nuevas vidas hasta soportar el doble de trabajo que los hombres tanto fuera y dentro de casa.

 

No hay duda alguna que somos todo lo contrario del “sexo débil”, una denotación con la cual se pretendía mantenernos sumisas y sin poder.

 

Debemos animar y apoyar a nuestras hijas y   a reclamar su capacidad y posibilidad de ser ingenieras, abogadas, líderes políticas o comunitarias para que su voz lleve a la equidad que tanto se reclama.

 

Como latinas debemos celebrar nuestros logros y continuar creando espacios donde podamos seguir destacándonos.

 

¡Feliz Día Internacional de la Mujer en solidaridad y poder!

 

*Abogada salvadoreña-canadiense, practicante en el área de derecho de familia, dirigente y activista comunitaria radicada en Toronto.

2 comments on “COLUMNISTA INVITADA | Mujeres latinas
en Canadá: Un reto para que se porten mal

  1. Excelente articulo y bello reconocimiento a las mujeres que han aportado para el crecimiento sostenido de Toronto. Saludos y bendiciones a todas.

  2. Excelente artículo con un buen mensaje a las mujeres y a nuestra comunidad en Canadá, le felicito y deseo que continúe su liderazgo brillando más y más. Un fuerte abrazo!..