La Esperanza y la Acción

Jassel Arzuza

 

Muchas veces, quisiéramos regresar el tiempo para deshacer decisiones, palabras, o, acciones realizadas. Sin embargo, aún no tenemos una máquina del tiempo que nos permita viajar atrás y cambiar ese momento en que hicimos lo que hoy sentimos que nos pesa, que nos ha dificultado o desviado nuestros sueños.

 

Por otro lado, lo que sí estamos en posibilidad de hacer todos los días y cada día que tenemos, es usar el conocimiento adquirido en nuestras experiencias, agradables o desagradables, para construir la vida que soñamos.

Desafortunadamente, tenemos la tendencia natural y neuropsicológica de “rumiar”, es decir, de quedarnos enganchados con un sentimiento derrotista y de frustración por cada “fracaso” en nuestros objetivos. Ahora bien, esta tendencia se puede desbloquear con ejercicios o estrategias de desarrollo de la inteligencia emocional.

 

Una de estas estrategias, es el uso de la esperanza, pero no de la ilusión absurda. No se trata de pensar que mi dificultad económica desaparecerá mágicamente mañana porque me ganaré la lotería o me llegará una herencia de algún familiar lejano que no he conocido. No, de hecho esa ilusión es inútil pues nos puede llevar a la inacción, a abordar lo que sí podemos hacer.

 

La esperanza que sirve en inteligencia emocional es la que te lleva a comprender que sí podrás encontrar la solución al reto, y se fundamenta en tus propios triunfos en el pasado o en tu resiliencia frente a situaciones difíciles. en ese caso, la pregunta más utilizada como estrategia para el desbloqueo es: Si has podido antes, cuando te pasó X o Y situación, ¿Por qué no podrás ahora?

 

Luego viene el diseño de un plan estratégico concreto, viable y con fechas claras que la mayoría de las veces requiere una modificación en actitudes, posturas, creencias, decisiones y formas de actuar. Así, se conjugan la esperanza y la acción en procesos de coaching e inteligencia emocional que mejoran nuestras vidas y nos hacen entender que si se cierra una puerta no es útil el quedarnos ahí mirándola con tristeza y decepción mientras que ignoramos la que se nos abre, pensando en lo que pudo ser y no fue… hasta que se nos cierra la oportunidad de ser felices.

*Psicóloga y Coach online, Master en Neurociencias, certificada en Inteligencia Emocional. www.jasselarzuza.com