COLUMNISTA INVITADA / Inteligencia Emocional aplicada a la Pareja

Hoy la vida en pareja es un reto gigante para los seres humanos.

Un factor por el que la monogamia lleva a conflictos en la pareja es que los seres humanos somos, por naturaleza, y, como cualquier simio, polígamos, demostrado en diversos estudios en el tema, como los de Fisher, Lipton y Barash, entre otros. Además de dar la claridad científica en el asunto, se indica que de 185 sociedades humanas, en 29 se practica la monogamia y, de ésas, sólo 10 rechaza el sexo fuera del matrimonio.

Adicionalmente, en el 83% de las sociedades se ha practicado la poliginia (hombre que vive con varias mujeres a la vez) y 50% de los varones y el 30% de las mujeres occidentales ha sido infiel mínimo, una vez.

Ahora, bien, aunque la psicobiología, las neurociencias y la antropología, entre otras especialidades científicas, han demostrado por más de cuatro décadas que la monogamia no es una forma de vida natural para los humanos, nos queda claro que, para nosotros es natural el caminar y no el volar, y sin embargo, volamos, pues para ello se han creado los aviones; tampoco es natural el patinar o tocar el violín y sí que son cosas posibles y factibles, así que la monogamia sí es posible, tanto como lo es el arte, aunque no le sea natural. Eso sí, implica muchas estrategias en inteligencia emocional para conseguirlo y más, hoy en día, que se han ido eliminando tabúes y creencias religiosas que reforzaban la virtud de la monogamia.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              En todo caso, la monogamia, por razones religiosas, sociales, éticas, económicas u otras, al ser lo anti-natural para el hombre, resulta todo un reto pues, significa combatir diariamente contra los impulsos neuro-psicobiológicos de miles de años de la poligamia, que es la tendencia natural. Aunque, cierto es que, como afirman los científicos, natural también es una bacteria pero, no necesariamente es buena para el hombre; así sucede con la poligamia, es lo natural, nos queda claro pero, no necesariamente es lo bueno o útil para el ser humano ya que, además de llevar a conflictos psicoemocionales y sociales, como la falta de estabilidad psicoemocional, más importante aún, lleva a la degeneración genética a la que estuvo sometida los primeros homínidos y que se ha ido disminuyendo con la monogamia. Es decir, está demostrado que la poligamia, por todas sus implicaciones genéticas, no es lo evolutivamente inteligente.

*Psicóloga y Coach online, Master en Neurociencias, certificada en Inteligencia Emocional. www.jasselarzuza.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *