CARLOS VIVES: “ME VEO EN ACTITUD DE PAPÁ CON MALUMA”

“Vivir y amar”, la máxima que subyace en el último disco de Carlos Vives, es también el consejo que el “rey del vallenato” ha querido transmitirle en los últimos meses a Maluma, rutilante representante de la nueva voz musical de su país.

 

“Con él me veo en actitud de papá”, reconoce en una entrevista con EFE al preguntarle por su relación con el intérprete de “Felices los 4”, al que ha recomendado “que se deje querer por la gente y que la quiera, que viva cada etapa de su carrera y que conserve esa razón por la que como artista se hacen las cosas más allá de las vanidades, la ropa o esas cosas”.

Con Maluma comparte agente, oficina de representación, tiempo, espacio y también su misión como “coach” en “La Voz México”.

“El vallenato, un folclor joven y aparentemente muy pequeño, me mostró todo un universo de música con el que está conectado”, dice.

En “Vives” decimoquinto álbum de estudio de su carrera, el influjo urbano de su joven compatriota está presente, pero no son los únicos colores diferentes con los que ha pintado más allá de aquellos por los que se hizo conocido hace 25 años con “La gota fría”.

“Pienso que la música es una sola. Aunque surjan máquinas nuevas, al final se alimenta de cosas que no pasarán nunca de moda”, opina quien arranca su nuevo disco con un mambo rapeado y que en una de sus letras se declara enamorado de todos los estilos, incluso “del hip-hop y el reggae y el reggaeton y el palenque”.

“Ahora que ha llegado todo el movimiento de las músicas urbanas, no sabes cómo se conecta con las cumbias y el vallenato”, destaca Vives (Santa Marta, 1961), tras lanzar este álbum con dúos junto a colegas como Thalía, Sebastián Yatra o Shakira en la archiconocida “La bicicleta”.

En su nuevo álbum hay tiempo también para los contenidos sociales, ya sea con forma de canto de amor a México, un país que siente como propio y que le pareció especialmente necesario a raíz de los ataques contra los inmigrantes en EE.UU., o para manifestarse en contra de la violencia doméstica. EFE