DESARROLLO PERSONAL : El enojo efectivo

Jassel Arzuza

JASSEL ARZUZA*

 

Aunque muchos les temen a las personas cuando están molestas, enojadas, tristes o “muy emocionadas” porque las perciben como negativas y ese miedo es una respuesta natural de nuestra estructura humana, es cierto que las emociones que los seres humanos somos capaces de sentir tienen un propósito evolutivo y obedecen a factores neuropsicológicos que nos han acompañado por miles de años. Es decir, todas tienen su razón de ser y su utilidad en nuestras vidas.

 

Sin embargo, somos nosotros los que les damos la interpretación y usos no convenientes por nuestra educación cultural y familiar.

 

¿Cuándo la molestia o el enojo es útil y efectiva?

 

El enojo es útil siempre porque es la forma en la que nuestro sistema neuroendocrino y nuestro programa emocional se manifiesta, nos protege, nos avisa y le avisa a los otros a nuestro alrededor que estamos inconformes con alguna situación o hecho y que nos está hiriendo de alguna manera.

 

Es efectivo el enojo, cuando:

  • Expresamos molestia sobre el hecho concreto que nos genera la inconformidad.
  • Le informamos directamente a la persona implicada con respeto, claridad y honestidad aquello que nos molesta.
  • Ofrecemos opciones de soluciones al evento que nos molesta, no atacamos ni etiquetamos a la persona, sólo hablamos del hecho que nos molesta.

 

¿Cuándo obstaculizamos el poder de nuestras emociones y minimizamos la efectividad y utilidad del enojo?

Siempre que:

  • Reprimimos nuestra emoción de molestia por “educación” y miedo al “qué dirán” pues ese cortisol, adrenalina y demás hormonas que hemos generado, por psicosomatización, se quedarán dentro de nosotros y en meses o años, nos afectará nuestra salud física de distintas maneras como dolores de cabeza, asma, disturbios hormonales, cardíacos y hasta cáncer.
  • Hacemos una explosión, algunas veces con la persona incorrecta, debido a la represión constante de muchos hechos unidos del pasado que terminan por funcionar como “olla de presión”.
  • Iniciamos y fomentamos comentarios en personas de nuestra comunidad llenos de insatisfacción alrededor del hecho y con respecto a las personas involucradas sin estar ellas presentes (lo que se califica comúnmente como hablar “a las espaldas” de alguien o “chismosear”) y generamos un ambiente destructivo y 0 útil en nuestro contexto.

 

Sí, la rabia, al igual que todas las emociones, se puede usar con efectividad en la resolución de problemas.

 

*Psicóloga y Coach online, Master en Neurociencias,  certificada en Inteligencia Emocional. www.jasselarzuza.com