DESARROLLO PERSONAL – Coaching: sueños vs. metas 

Jassel Arzuza

JASSEL ARZUZA*

Porque muchos quieren conseguir sus proyectos, en coaching las personas me preguntan que cuál es en la práctica la diferencia entre sueños y metas, y porqué cuidamos expresarnos en términos de metas más que de sueños. Mi respuesta es la intencionalidad, el procesamiento y, no menos importante, la neuro-lingüística detrás de las dos palabras que es lo que finalmente te lleva o no a tratar de alcanzarlos, ¿Cómo es eso en palabras normales?

 

Cuando hablamos de nuestras ideas (sueños, propósitos) sobre aquello que queremos ser y/o hacer para ser felices, o, más felices de lo que somos en el presente, y les ponemos la etiqueta de sueño, la intencionalidad que reflejamos es de mínima atención y poca prioridad pues la posicionamos como una actividad lejana, difícil y larga para llegar a cumplir. Termina siendo, como su neuro-lingüística lo expresa: un sueño, algo que desaparece cuando ya despiertas y vives en la realidad; el sueño queda como algo en otra dimensión.

 

Por otro lado, cuando hablamos de metas, le ponemos fechas, objetivos, un cómo, (estrategias, tareas, pasos para trabajar en un día a día) y las detallamos, volviéndolas más concretas y cercanas. De manera inconsciente y consciente, esto nos impulsa a centrarnos en lograr esa meta, a comprometernos en obtenerla y esforzarnos por ella.

 

Con lo cual, es más factible que, al hablar de metas, y trabajarlas como tal, con un plan bien diseñado y con sus seguimientos apropiados, podamos adquirir y hasta sobrepasar nuestro sueño original.

 

Si tienes tu mente fijada en una idea personal o laboral, las probabilidades de que la lleves a cabo es mucho más alta al gestionarla como meta que como un sueño así que, te recomiendo: en lo sucesivo, habla más de metas que de sueños y notarás tu progreso rápidamente.

 

*Psicóloga y Coach online, Master en Neuro-ciencias,  certificada en Inteligencia Emocional. www.jasselarzuza.com